Loudness War

La expresión «Guerra del volumen» (del inglés «Loudness War») se refiere a la tendencia de la industria musical a grabar, producir y emitir música elevando progresivamente el volumen todos los años creando un sonido que destaca sobre los de años anteriores.

Este fenómeno puede ser observado en muchas áreas de la industria musical, particularmente en la radiodifusión y discos lanzados en CD y DVD. En el caso de los CD, se deriva del deseo de los productores y artistas de crear CD que suenen lo más fuerte posible compitiendo con otros artistas o discográficas. Sin embargo, como la amplitud máxima de un CD llega hasta un nivel establecido, el volumen general sólo puede ser incrementado reduciendo el rango dinámico. Esto se hace incrementando el volumen de las partes bajas, mientras que los picos más altos son destruidos o severamente disminuidos. En ciertos casos extremos de compresión se introduce distorsión o recorte de la forma de la onda de la grabación.

Loudness War.jpg

Cuando se comparan dos grabaciones con distinto volumen, se tiende a pensar que aquella más fuerte se escucha mejor. Esto puede ser atribuido a la forma en que el oído humano responde a distintos niveles de Presión sonora: nuestra habilidad para responder a la frecuencia cambia de acuerdo a diferencias en el nivel de presión sonora (SPL, por sus siglas en inglés): cuanto mayor es el SPL, mayor es el número de frecuencias bajas y altas que percibimos. La música con más volumen es más fácil de escuchar y entender en ambientes ruidosos como un automóvil con sistema de audio estándar, tren, o una calle concurrida.

Actualmente, en la escena de la música electrónica, la guerra del volumen sigue avanzando. Cada año las canciones son más comprimidas y limitadas. La competitividad hace que el sonido llegue a puntos críticos y que los artistas utilicen técnicas de mezcla y mastering con el objetivo de obtener el mayor volumen posible.

Pero todo esto, ¿Afecta en algo a un Dj/Productor?

En principio lo que más nos va a afectar a todo el mundo es el oído. Porque se produce un cansancio auditivo. Pero en cuanto a subgéneros de la música de baile, lograr un sonido u otro también depende de omitir la importancia del rango dinámico al momento de post producir un tema.

En la música Electro, Dutch House, Dubstep entre otras, se ha vuelto una característica elevar la señal sonora y comprimir de tal manera que no se diferencien mucho las partes bajas de las altas. Mientras que otros estilos pueden tener un rango dinámico más apropiado. Esto no significa que un género sea bueno y otro malo…

A los oídos y a la vista de quién tenga un conocimiento técnico sobre sonido, esta forma de tratar la música es un completo detrimento, sea cual sea el género, aunque al público le parezca agradable.

Pienso que hay que ponerle fin a esta guerra antes de sobrepasar los límites. Lamentablemente nos vamos acostumbrando a escuchar la música cada vez más fuerte y eso va a generar que no podamos distinguir ruido de buena música. No creo que sea necesario sacar temas a menor volumen, sino dejar de reducir aún más el rango dinámico cada año. Las canciones que produce un artista transmiten un mensaje el cual debería ser recordado por el público, y no quedar en el olvido por sonar desagradablemente fuerte.

Stop.jpg

Autor: Maximiliano Kucán

Fuente:

http://www.wikipedia.com

http://djproductor.com

Reflexión personal

 

Anuncios

¡Dale! Contanos qué opinas vos!